bloggerdiggfacebookmyspaceredditstumbleupontwitteryahoo

Esta es la filosofía que subyace en la ideología de Podemos y que, por más que se intenten moderar en apariencia para ser más consumibles por la “gente”, que son los electores, asoma la verdadera patita de cuando en cuando. Andrés Bódalo, concejal de Podemos en Jaén, sacudió una paliza en toda regla a un concejal socialista. No es que le empujara, no, es que le cosió a puñetazos después de acorralarlo contra una pared, según acredita la sentencia judicial que le condena a ir a la cárcel por el delito contemplado en el Código Penal de “atentado a la autoridad”. Esta no es la primera vez que el sujeto es condenado en los tribunales por ejercer lo que Pablo Iglesias se atreve a calificar de “el derecho a la protesta” que, como muy bien añade él, “no debe suponer cárcel”. Naturalmente que no, señor Iglesias, pero es que en un país libre, las protestas se tienen que hacer pacífica y civilizadamente y no propinando palizas al adversario, que es lo que el punto éste, tan admirado por Iglesias, suele hacer con frecuencia. Tanta que ésta es la cuarta condena que sufre por los mismos motivos.

Andres Bodalo DELINCENCIA PODEMOS

Pero lo importante de todo este episodio es justamente lo que está debajo de él. Y lo que está es que los miembros de Podemos consideran que toda forma de protesta debe ser tolerada y admitida si quien la practica es alguien que “tiene razón”. Es decir, si es alguien que comparte la ideología de Podemos.

Y es notable la línea de argumentación de la nube de tuits que se han lanzado a la defensa del energúmeno porque ninguno de ellos, salvo el interesado, desmiente los hechos por los que ha sido condenado. Eso es irrelevante para ellos. Lo importante es que estaba, según argumentan, defendiendo “los derechos sociales de las minorías”. Es más, “Jesucristo estaría hoy aquí” se ha lanzado a asegurar uno de los líderes del Sindicato Andaluz de Trabajadores, SAT, al que pertenece Bódalo. Ahí queda eso.

La cuestión es que estos señores consideran que contra ellos no puede haber ley que se levante ni norma que se resista. Por eso están dispuestos a montar una reedición -en versión más modesta y por un asunto infinitamente menos grave, todo hay que decirlo-, del vergonzoso show que organizó en su día el PSOE, con Felipe González al frente, ante las puertas de la cárcel de Guadalajara en protesta por que el Tribunal Supremo había condenado a prisión a José Barrionuevo y Rafael Vera por el secuestro de Segundo Marey.

Pero el principio inspirador de la convocatoria de apoyo al condenado es el mismo: no aceptamos ninguna ley que se oponga a nuestros designios porque nuestros designios están por encima de la ley.

Pues con este partido y con este líder es con quien el socialista Pedro Sánchez está dispuesto a pactar para formar gobierno. Con este Pablo Iglesias que se ha puesto al frente de la manifestación de apoyo entusiasta a un concejal que parece que tiene por costumbre aporrear al adversario como forma de resolver sus controversias. Esta es la línea política que se va a implantar desde el Gobierno de España a poco que Sánchez consiga que Iglesias le haga el inmenso favor de permitirle ser presidente. Deberían pensar muy bien en el PSOE con quienes se asocian porque sus decisiones nos afectan a todos.

 

  • VICTORIA PREGO
Share Button